El punto G, ese lugar tan buscado

24.03.2021


La falta de educación sexual hace que todavía muchas personas no sepan dónde se encuentra el punto G ni lo que se debe de hacer para estimularlo, a pesar de es una de las partes más interesantes de la anatomía femenina.

De hecho, durante décadas se ha puesto en duda su existencia y aún encontramos parte de la comunidad científica que todavía se cuestiona el asunto. En realidad esta zona, que es variable según la mujer, forma parte de la anatomía del clítoris y este es un órgano que se extiende por una buena parte de la vagina.

El punto G viene de su descubridor el médico Gräfenberg que lo descubrió en la década de los años 40 del siglo pasado. Se trata de una zona ultrasensible que, en la mayoría de personas, tiene unos 2 o 5 centímetros. Estimulándola adecuadamente puede dar lugar al orgasmo y a un placer intenso y está relacionado con la famosa eyaculación femenina

¿Dónde está?

Se encuentra ubicado en la parte superior de la vagina, en la pared frontal de unos escasos centímetros de la entrada y tiene una textura esponjosa. Su ubicación y tamaño varia de una persona a otra.

Es más fácil dar con él si la persona se encuentra excitada ya que este se hincha, así que se recomienda que sea la persona interesada la que intente localizarlo por si sola antes de encomendar tal proyecto a su pareja.

Puedes utilizar un lubricante con base de agua para poder alcanzar mejor esa zona. Te recomiendo el lubricante Durex Naturals sin fragancias, colorantes ni agentes irritantes.


Pasos a seguir para estimularlo

  1. Primero descubre por ti misma las sensaciones que puede proporcionarte y una vez que te conozcas, es entonces cuando puedes compartirlo con tu pareja.
  2. Tumbada bocarriba introduce tu dedo corazón en la vagina y curva el dedo hacia arriba en dirección al vientre, ves explorando la zona en busca de un tejido rugoso, ese el punto G.
  3. Una vez localizado haz movimientos de "ven" con tu dedo. Es mejor ir haciendo toques intermitentes que una presión prolongada, no te olvides de jugar con otras zonas erógenas para potenciar las sensaciones.

Es muy importante tener en cuenta que a veces no es fácil encontrar esta región y que no a todas las personas les gusta estimularla. Cada persona tiene su manera de disfrutar de la sexualidad.

No a todo el mundo le funciona lo mismo. Y la sexualidad es una cosa muy personal.

Si necesitas asesoramiento o tienes dudas sobre sexualidad, no dudes en escribirme