La ansiedad en la eyaculación precoz


Es muy común hoy por hoy encontrar hombres cis en las consultas de sexología con problemas de eyaculación precoz. En muchas ocasiones este problema puede estar relacionado con la ansiedad.

¿Qué es exactamente la eyaculación precoz?

Esta se define como eyaculación involuntaria antes de lo deseado. Según estudios aproximadamente un tercio de los hombres han sufrido este inconveniente alguna vez durante su vida sexual. En un principio no debería de generar preocupación. De hecho, para hablar de eyaculación precoz propiamente dicha deberíamos de

- Eyacular antes de un minuto iniciada la penetración y te es muy difícil retardar la eyaculación.

- Las relaciones sexuales te provocan una gran ansiedad y tiendes a evitarlas.

Relación entre la eyaculación y la ansiedad

Hay casos que la ansiedad no aparece hasta que no se vive un episodio frustrante en la cama. La ansiedad en este tipo de situaciones se denominará ansiedad sexual y es provocada por inseguridades y falsas creencias entorno al sexo. Esto puede provocar muchos problemas de índole sexual, pérdida de deseo, falta de erección o eyaculación precoz.

Una experiencia de eyacular antes de lo deseado puede hacer que el hombre relacione el sexo con un momento desagradable, de nerviosismo y de que debe de cumplir como buen amante, o sea, no eyacular antes de lo deseado. Esto hace que cada vez que va a tener sexo, le aumenta la frecuencia cardiaca, abundan los pensamientos negativos y tiene una fuerte presión por no tener una eyaculación precoz.

Así que lo primero que se debe de hacer cuando se quiere combatir la eyaculación precoz es analizar el origen y desarrollo de esta ansiedad.

Características de la ansiedad

La ansiedad sexual puede tener algunas características que pueden variar entre individuos.

-Miedo a no satisfacer a la pareja o no ser bueno en la cama.

-Tener una imagen negativa de nuestro cuerpo (como creer que el tamaño del pene no es suficiente)

¿Qué podemos hacer?

Es importante un trabajo de aprender a ver el sexo como un juego de adultos y no como una prueba en la cual el hombre ha de dar la talla o de demostrar que es el más viril del pueblo

Intentar distraer tu mente y no presionarte, el sexo no es una competición sino un juego.

El ejercicio físico, la meditación o el yoga puede ayudar a controlar tu cuerpo.

No te compares con nadie y mucho menos con los actores de las pelis porno.

Una experiencia sexual decepcionante de manera ocasional es algo que es bastante frecuente y no se debería de vivir como un fracaso. Si evaluamos nuestro rendimiento en lugar de disfrutar del sexo como un juego, esto puede llevar a crear sentimientos de angustia cada vez que haya un encuentro sexual.

Si necesitas asesoramiento para mejorar tu vida sexual o tu relación de pareja no dudes en escribirme a sexologa@educandosobresexo.es o rellena el siguiente formulario.


.