Por qué perdemos el deseo sexual y cómo recuperarlo

14.05.2020

Todas las personas en algún momento de nuestras vidas pasamos periodos de tiempo en los que no nos apetece tener sexo.

La falta de interés en el sexo es algo muy común de muchas parejas, sobre todo cuando llevan mucho tiempo de convivencia. Es algo que las y los que nos dedicamos a la sexología vemos de manera recurrente en nuestras consultas.

¿Por qué se produce?

Causas hay muchas. Si queremos buscar una solución debemos de encontrar que es lo que genera este desinterés en las relaciones.

Algunas de las causas más frecuentes que me encuentro en consulta son:


  • Estrés.


En muchas ocasiones tenemos unos ritmos de vida tan frenéticos que no olvidamos del sexo, estamos demasiadxs ocupadxs para hacer el amor.

Sugerencia: Incluye tener relaciones sexuales contigo y/o con tu pareja como tarea semanal y apúntalo en tu agenda, ya que si tenemos la cabeza en mil asuntos, el sexo no aparecerá espontáneamente. No tiene que ser una maratón sexual sino dedicar un tiempo a la sensualidad y sexualidad.


  • Monotonía.


Tener siempre la misma rutina sexual, arruina la libido del más aburrido o aburrida.

Sugerencia: Un cambio de escenario. Por ejemplo hacerlo en el cuarto de baño o en la cocina. O usar juguetes, cosmética erótica.


  • Imagen corporal.


Si no te gusta tu cuerpo es probable que no te guste que te vean desnuda o desnudo.

Sugerencia: La sociedad de la imagen nos vende cuerpo que se alejan totalmente de la realidad. Todos y todas tenemos cuerpo maravillosos y singulares y debemos de cuidarlos y mimarlos como únicos que son. Recuerda; los cuerpos que ves en la tele o en las redes son muchas veces modificados de manera artificial.


  • No hay comunicación con la pareja.


Si no hay una buena relación y comunicación en la pareja, será difícil que desees irte a la cama con esa persona.

Sugerencia: La comunicación y la confianza se deben de trabajar a diario. Dedicad un rato al día para hablaros y escucharos para recuperar la chispa.

El apetito sexual (o la ausencia de éste), está asociado a la motivación, una estrecha relación entre estímulos y respuestas que tiene mucho que ver con la memoria y la experiencia previa. Por este motivo, cuanto más activo te mantienes sexualmente, más predisposición existe a seguir practicando sexo. Tu cerebro recuerda aquello que le ha resultado tan placentero y tu cuerpo se prepara para seguir experimentando.

Esos estímulos eróticos que se apoyan en el recuerdo pueden dispararse con una imagen, un olor, un sonido... Así, el atractivo sexual de una persona o el rechazo ante una determinada imagen pueden ser la llave que abra o cierre la puerta de nuestra libido.

Cuando se produce un distanciamiento entre la parte motivacional, emocional y física, la libido tiende a descender. Esta circunstancia puede ser la consecuencia de un desencuentro amoroso, una infidelidad, la pérdida de confianza, el estrés o la rutina. Por eso, las terapias orientadas a recuperar la "chispa" de la relación no son siempre iguales: hay que llegar al origen de la situación y actuar sobre éste.

Muchas veces vienen a consulta personas, en su mayoría mujeres, preocupadas porque sienten que les falta deseo sexual hacia sus parejas.

Cada persona tiene un nivel de deseo único y este puede variar a lo largo de las circunstancias vitales.

El bajo deseo sexual, tipos.

A modo general, el deseo se puede dividir en

Primario: Cuando la persona no ha tenido nunca mucho interés sexual.

Secundario: Cuando anteriormente había deseo pero en algún momento de la vida disminuye o se pierde.

Factores que pueden estar relacionados.

El deseo sexual es una combinación de factores físicos y emocionales e implica aspectos cerebrales, sensoriales, que lo hace que cada persona lo viva de una manera única.

Se sabe que está relacionado la experiencia previa, si el recuerdo es placentero, más motivación tendremos a practicarlo. Por lo que si la persona se mantiene activa sexualmente es más fácil que está más predispuesta a practicar sexo.

Cuando entre las personas con una relación sexual previa se produce un distanciamiento (puede ser por cansancio, estrés, pérdida de confianza, la libido tenderá a disminuir)

¿Cómo se trabaja en consulta?

A continuación os explico brevemente mi "modus operandi" en la consulta en caso de personas para las que el bajo deseo supone un problema.

Lo fundamental será encontrar el origen y causa del problema y a partir de ahí trabajar para recuperar el deseo.

En una primera entrevista me explicarás todo aquello que te preocupa y de qué manera te está afectando en tu día a día. Así mismo realizaré algunas preguntas sobre cuestiones médicas y tu estado de salud. A partir de ahí estableceremos unos objetivos a trabajar. Para poder alcanzar dichos objetivos de manera más rápida deberás de realizar tareas y ejercicios entre sesiones, que se irán evaluando en las sesiones posteriores con la intención de conseguir alcanzar el objetivo deseado. Con cada persona el trabajo terapéutico será completamente personalizado y adaptado a las necesidades y ritmo de cada persona.

Sí quieres más información o explicarme aquello que te preocupa no tienes más que rellenar este formulario, te contestaré en un plazo de 24/48 horas.